Introducción.

En el presente artículo, se explicará como realizar una serie de sencillas y rápidas mediciones, con el fin de poder comprobar el correcto funcionamiento de antenas laterales y antenas de piso. Además; en el caso de detectarse un funcionamiento incorrecto, se incluyen diversos pasos, para solucionar y reparar posibles fallos.

Breve reseña constructiva.

Básicamente las antenas, tanto de piso como laterales, están constituidas por un grupo de 4 campos interconectados entre si. Estos campos, están construidos, con piezas de chapa galvanizada o latón de cobre. A estas piezas se las denomina células. En la antena lateral y en las de suelo, cada campo esta construido con una célula de chapa. Separadas mecánica y eléctricamente entre si. Los campos, en los dos tipos de antena, se encuentran “suspendidos”, mediante separadores plásticos, sobre una superficie reflejante construida de chapa galvanizada. Cabe resaltar, que entre la superficie reflejante y las células no hay continuidad eléctrica, lo que equivale decir que están aisladas entre si. Por ultimo, los campos se unen al conector exterior por medio de un cable coaxial de 75 ohms.

Antena de suelo  Antena lateral
Placas Antenas

Testeo de antenas.

Preparación.

Para probar las antenas, situamos a estas sobre el suelo y al aire libre. El testeo lo podemos realizar simultaneamente con antenas de piso y laterales conectadas al equipo, teniendo la precaución; de que las antenas laterales esten separadas lo mas posible de las de piso. En las antenas laterales, para evitar que se dañe el cable de conexión, al situarlas a estas sobre el suelo, las colocamos, valiéndonos del propio soporte de la antena, como se indica en las imagenes. Ademas, para una mejor lectura del instrumento de medición, es necesario que las antenas no esten captando ningún chip, que pudiese hallarse en las cercanías.

Antena top Antena bottom

Probando las antenas.

Para ello vamos a utilizar 2 elementos. Uno es el accesorio Medidor de Campo (instrumento de medición de bobina móvil), encargado de determinar la cantidad energía que esta irradiando cada campo y el otro es una plantilla, que nos ayuda a posicionar de manera óptima el instrumento. Puede descargar la plantilla desde el siguiente enlace: https://we.tl/BMlkQjMXXx

Comenzamos la medición apoyando la plantilla correspondiente sobre la antena a evaluar. En las antenas de piso, hacemos coincidir la x con el extremo de cada tramo de 1 metro de la antena. En las antenas laterales, la linea intermitente inclinada, la situamos en la parte inferior de la antena.

Plantilla alineada en extremo de antena de piso  Plantilla alineada con la parte inferior de la antena lateral

Vamos apoyando el medidor sobre cada campo de la antena, alineando la antena del instrumento, con los tres cuadrados consecutivos, como se aprecia en las imagenes. Las siluetas con la forma del medidor, que se observan en la plantilla nos indican la forma correcta en que debe colocarse el instrumento de medición. No el lugar donde debe situarse este.

Los cuadrados azules grandes representan
los campos de la antena
La antena del medidor de campo debe estar alineada
con los tres cuadrados de la plantilla
Medidor alineado en diferentes campos sobre una
antena lateral
Medidor alineado en diferentes campos sobre una
antena lateral

Interpretación de las diferentes lecturas.

Una lectura del instrumento, con la aguja marcando entre 80 y 100 ó mas, nos indica que la energía irradiada por ese campo es normal, por lo cual el funcionamiento de este es correcto.

Lecturas entre 50 y 80, son indicio de células sucias o ligeramente dobladas. Lecturas del instrumento menores a 50 y hasta cercanas a cero, indican células en corto o desconectadas.

NOTA: La aguja del instrumento, dificilmente se posicione en cero y esto es debido, a que el instrumento puede llegar a “captar” algo de la energía irradiada por el campo adyacente.

¡IMPORTANTE!
EL INTERRUPTOR DE PALANCA SITUADO EN LA PARTE SUPERIOR DEL MEDIDOS DE CAMPO TIENE QUE ESTAR EN LA POSICION DE 12 db. AL EFECTUAR LAS MEDICIONES.

Solución de problemas.

Si en las diferentes mediciones de los campos de la antenas, obtuvimos lecturas menores a 80, es preciso desarmar la ó las antenas correspondientes, para poder identificar el problema, con el fin de repararlas. En el caso de la antena de piso, simplemente retiramos todos los tornillos o tapones plásticos de la periferia en la cubierta superior. Una vez retirados, extraemos la tapa, despegándola con cuidado del cuerpo de la antena.

En la antena lateral; la tapa, que a su vez, como en la antena de piso es el frente de esta, puede estar sujeta mediante tornillos + tuercas, ó puede encontrarse sujeta mediante soldadura plástica. En el primer caso, basta con retirar todos los tornillos, para poder acceder al interior de la antena. Si la tapa se encuentra sujeta mediante soldadura plástica, con un cutter, hay que ir realizando cortes a travez de todo el cordón que forma este tipo de unión, para poder “despegar” la tapa.

NOTA: El cordón plástico a cortar, se encuentra alrededor de la antena en su parte posterior. Este cordón posee una forma irregular y es de una dureza considerable. Por lo que el proceso de corte, tiene que realizarse con sumo cuidado para evitar accidentes con el cutter.

Una vez desmontada la tapa, revisaremos que todas las células y los “flejes” de interconexión entre estas esten firmemente sujetos, mediante sus correspondientes separadores y tornillos plásticos. En caso de no ser así, reemplazarlos. Siempre utilizando tornillos y separadores plésticos.

Si las células se encontraran ligeramente dobladas, (especialmente en las puntas) procederemos a enderezarlas. Para ello podremos utilizar una pinza de punta o una herramienta similar. También, revisaremos que las uniones con soldadura, marcadas en las imagenes, no presenten grietas, y las piezas soldadas se encuentren firmemente unidas.

En caso de ser necesario volver a soldarlas, utilizaremos estaño al 50%, decapante (se consigue en cualquier ferretería) y un soldador de al menos 200w. No es recomendable utilizar soldadores tipo lápiz o con una punta muy fina.

Las siguientes imagenes muestran los puntos críticos a revisar para una antena de piso:


Las siguientes imagenes muestran los puntos críticos a revisar para una antena lateral:

Con el tiempo las células se ensucian pudiendo afectar el rendimiento de la antena. Para limpiarlas utilizaremos una virulana ó esponja de metal. En el caso de las antenas construidas con latón de cobre también podemos utilizar un limpiador de metales. Para una limpieza a fondo de la antenas de piso, es recomendable desmontar los campos, para poder tener acceso a toda la superficies que conforman la antena.

Ademas de una primera inspección visual, utilizando un tester, vamos a controlar que las células se encuentran debidamente interconectadas y que no existan cortocircuitos entre ellas o con la superficie reflejante. Para ello, posicionamos el tester para que nos marque continuidad eléctrica y procedemos con las mediciones.

Tanto en antenas de piso como laterales, apoyamos una punta del tester en el contacto del centro del conector exterior, sin que toque la rosca externa. La otra punta, la vamos a ir apoyando en las células que indica la imagen.


Si cuando apoyamos la punta sobre la célula; en el tester, observamos que marca resistencia igual a cero; o dicho en otras palabras, cuando suena el buzzer del tester, esto es señal de que la célula esta conectada correctamente. Caso contrario, si el tester no acusa ningún sonido o marca resistencia infinita, nos encontramos ante una interrupción del circuito entre la célula y el conector del cable.

Una vez comprobada la conexión de las células anteriores, vamos a verificar que no existan cortocircuitos entren estas y las demás células (antena de piso) ó la superficie reflejante. Manteniendo la punta apoyada sobre el conector central, la otra punta la vamos apoyando en las células superiores y en la superficie reflejante, como se aprecia en la imagen. En este caso, las lecturas del tester, tienen que indicar una resistencia infinita (el buzzer no tiene que emitir sonido) para indicar que no existe cortocircuito.

Por último, controlamos la conexión de la superficie reflejante. Para ello, una punta del tester la apoyamos sobre la rosca del conector de antena y la otra sobre la superficie reflejante. El sonido del tester ó una lectura de resistencia cero es indicativo de una correcta conexión.

Una vez limpia, reparada y corroborado el correcto funcionamiento de la antena, procederemos a colocar la tapa, aplicando entre esta y el cuerpo de la antena un cordón de silicona neutra, con el fin de sellarla contra filtraciones de agua y polvo.